La palma toquilla, el bosque húmedo y el maestro artesano

Palma toquilla, Carludovica palmata


La paja toquilla es la materia prima de los sombreros Panamá, se recolecta y tras mas de 15 pasos, esta lista para ser tejida por Domingo Carranza
Detalle del tallo de la palma, la paja desgarrada con cuerno y la paja lista

La jipi japa, la palma de iraca, la palma toquilla o la Carludovica Palmata, como la bautizaron las expediciones botánicas venidas de Madrid en 1798, cuyo objetivo  era catalogar todos los impresionantes descubrimientos que se hacían en el nuevo mundo. En realidad, no es una palma, aunque si una prima lejana de estas, con quienes además comparte el mismo orden, son Espatifloras. Siendo precisos, se trata de una herbácea que puede alcanzar sin problemas 2,5 metros de altura y que ya era ampliamente conocida por los pueblos precolombinos que habitaban las costas de América, desde México hasta Chile. Ellos la usaban para manufacturar sombreros, cestas, techumbres y otros artículos usados en el día a día. La toquilla crece de forma silvestre, pese a lo cual hoy en día es común encontrar toquillales con un buen grado de tecnificación, por muchas zonas costeras del Ecuador. Para la confección de los sombreros finos de paja toquilla, solamente se usan los tallos tiernos que aún no han madurado, que se procesan de un modo artesanal para obtener unas fibras suaves, flexibles y muy resistentes. 

La humilde palma que viste las pasarelas del mundo de la moda




La recogida de la palma toquilla o Carludovica Palmata, es un trabajo duro que Domingo Carranza ejecuta junto a su padre Don Jorge Ignacio,
Recolección de la palma toquilla. Domingo Carranza y su padre trabajan en su toquillal favorito

Recolección de palma toquilla



Mantener un bosque húmedo sano es un objetivo prioritario para los artesanos dado que de allí proviene su sustento diario


El día el cual Domingo Carranza señala en el calendario como el ideal para hacer la recogida de la materia prima, que mantiene vivo el taller familiar, ha de venir precedido por unos días de lluvias o al menos con unas condiciones de alta humedad, con el objetivo de que los cogollos recolectados estén verdes y flexibles para que no se quiebren durante el transporte. El toquillal favorito de Domingo Carranza,  está a tres horas a pie desde su casa, por un camino de herradura, imposible para cualquier vehículo a motor. Normalmente se levanta muy temprano junto a su hijo Javier Carranza, quien diligentemente prepara las cuerdas, los machetes y las botas. Mientras tanto, doña Mary como cada madrugada apura los fogones de su nueva estufa para que sus hombres marchen con el estómago lleno.

Al llegar al toquillal tras una minuciosa inspección, se escogen los tallos que se van a cosechar, se revisa la salud del bosque en general, y con cortes limpios del machete se van recolectando los tallos verdes.



Preparación de la palma toquilla


La palma toquilla, la materia prima para la fabricación de sombreros Panamá, es una prima lejana de las palmas.
Desgarrado de tallos para conseguir briznas más finas, se usa la punta de un cuerno de venado

Una vez en casa, se toman los cogollos, se limpian y se hace un exhaustivo control de calidad  para apartar aquellos que estén golpeados, marcados o rotos. Acto seguido, se golpean suave y firmemente con el fin de que las cintas del tallo se separen unas de otras. Luego se vuelven a clasificar por color, calidad y suavidad. Por último, con la punta de un cuerno de venado se hace el desgarrado que consiste en separar en fibras aún más finas el cogollo. Al final del proceso, la apariencia de este es más la de un penacho de fibras que los juncos verdes que llegaron a lomos de los artesanos. 

El camino al toquillal se hace a pie




La cocción de la paja toquilla es tan solo uno de los casi 20 pasos que tiene la confección de un sombrero Panamá
Mujer cocinando paja toquilla en Pile. Materia prima para fabricar sombreros Panamá

La paja se cocina para retirar la clorofila



UNESCO reconoce el sombrero de paja toquilla y su proceso en 2012


Mientras los hombres amarran los manojos de paja para que no se enreden durante la cocción, doña Mary y sus hijas prepararan una gran olla en el fogón de leña, donde se introducen cuando el agua está hirviendo. Pasados unos segundos, se retiran los manojos, se desatan y se sacuden para retirar el exceso de agua. Finalmente, se cuelgan al aire libre para que la luna termine de secarlos, proceso que ayuda a fijar el tono de la paja. 



Blanqueado de la paja


La familia entera participa de la preparación de la paja toquilla. Los sombreros son una actividad comunal donde todo el pueblo participa directa o indirectamente
Paja que sale del horno se extiende y se cuelga para que se seque expuesta a la luna y la intemperie

Se cuelgan los cogollos en el interior del primitivo horno de la casa. Se introducen unas brasas de carbón al rojo vivo, que son cubiertas con azufre, lo cual genera unos vapores que impregnan la paja para blanquearla, además de suavizarla. Tras unas horas, se retira y se cuelga nuevamente para exponerla a la luz de la luna, tantas noches como la experiencia de Domingo Carranza determine que es aconsejable. Llegados a este momento, pueden haber transcurrido dos semanas de proceso de la palma toquilla y es solo desde este punto que tenemos la paja lista como material viable para tejer un sombrero fino de paja toquilla.

La paja se blanquea a la luz de la luna lo cual acentúa su suavidad




Después de un largo proceso los tallos de la palma son ya paja, para tejer los mejores sombreros Panamá
Paja toquilla lista para empezar a tejer un sombrero fino Panamá.

Ya tenemos lista la paja ahora viene lo difícil, tejer el sombrero fino